Lo que el corazón manda

Anna Flanagan analiza cada paso y avanza con firmeza guiada por el objetivo de ser cada día una mejor jugadora. Desde Holanda se muestra feliz por los cambios emprendidos. 

Anna Flanagan paseando por Holanda.

Como integrante de la selección de hockey de Australia, Anna Flanagan viaja con frecuencia conociendo nuevos lugares y creciendo junto a su equipo. Es considerada una de las mejores arrastradoras del mundo y sus habilidades en el área de juego despiertan el interés de diversos equipos de ligas nacionales que desean tenerla entre sus jugadoras. Pero la morocha australiana decidió unirse al MOP y mudarse a Holanda, donde inició su participación en la segunda mitad del 2014 y donde se encuentra desde hace unas semanas para completar la segunda mitad de la temporada.

A la hora de establecer prioridades, el hockey es la número 1 y trabaja cada día para mejorar su juego. Flanno sabe que la única competencia es con ella misma y la búsqueda de la superación personal se convierte en su contante. Por este motivo Anna eligió al MOP (uno de los clubes más pequeños de Holanda), para adquirir experiencia con el coach Toon Siepman, reconocido a nivel mundial por sus entrenamientos en arrastres.

En esos segundos en que se detiene la respiración de los espectadores y en los que todos las miradas se posan en ella mientras desliza la bocha para llevarla al arco rival, a ella se la ve enfocada, con una concentración que parece abstraerla de lo que sucede a su alrededor. Sus efectivos disparos de rápida reacción transmiten seguridad, y esa misma seguridad la distinguen también fuera de la cancha. Por eso escuchó a su corazón y siguió su pasión.

La decisión no era fácil pero Anna afrontó el desafío y se despidió por unos meses de su familia, de sus amigos, de las Hockeyroos y de los días soleados y calurosos en los que podía refrescarse en las hermosas playas de Australia. Sabía que al llegar al país del viejo continente la esperaban grandes cambios: un nuevo hogar, un equipo para conocer y adaptarse, muy bajas temperaturas y un idioma por aprender.

Ya está en marcha la segunda etapa de competición y Flanno se muestra feliz por el paso dado. “Fue una jugada difícil, porque la cultura es muy diferente… pero estoy acostumbrada a moverme de esa manera y me encanta estar aquí”.

“Tuve que evaluar muchas cosas… y arriesgarme a que esto me haga mejor jugadora de hockey o no, pero estoy contenta de haberlo hecho”.

Ella sabe lo que quiere y a dónde quiere llegar. Y va por ello.

Tucunakita.-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s