Anna Flanagan presentada por Nike Woman

Hace ocho años, a la edad de 15 años, la jugadora australiana de hockey sobre césped Anna Flanagan estaba en una encrucijada. Ella había llegado a niveles nacionales en atletismo, tenis y hockey, pero el creciente grado de competencia requería que ella se enfocase en un deporte.

Anna Flanagan – Nike Women

“Me sentía como si pudiera hacerlo todo, pero cuando di un paso atrás y evalué mi carrera, yo sabía que me estaba engañando a mí misma”, dice Flanagan. “Sobresalir significaba que tenía que elegir un deporte y eso era un gran obstáculo mental.”

El hockey sobre césped ganó, en parte debido a la influencia familiar. Su padre era su entrenador juvenil y su madre y su hermana también jugaron. Además, Flanagan disfrutó la sensación del deporte comunitario; ella veía a sus compañeras de equipo y entrenadores como mentores.

Su ascenso

El compromiso de Flanagan al hockey fue recompensado rápidamente. A los 17 años, jugó su partido debut en el equipo nacional de hockey sobre césped de Australia – las Hockeyroos – y a los 21 la nombraron Jugadora Joven Mundial del Año.

El centro de atención obligó a Flanagan a ver el estrés como motivación. “Siento la presión antes de cada partido, pero tratamos a cada partido como una oportunidad para mejorar”, dice ella. “Ya se trate de un juego en un club o uno internacional, pensando en esa oportunidad se alivia algo de la tensión.”

Pero si Flanagan ve el tiempo de juego como una ocasión de aprendizaje, ella considera que la formación da lugar a convertirse en la mejor atleta que puede ser. “Necesito saber que he hecho todo lo que puedo entrenando para tener la confianza para tratar de anotar el primer gol y ganar el partido”, explica.

La práctica también brinda a Flanagan la oportunidad de aprovechar sus grandes antecedentes atléticos. Hacemos un montón de acondicionamiento físico y trabajo de velocidad como parte de nuestro entrenamiento. Las habilidades que aprendí en atletismo han sido muy beneficiosas, especialmente para mi corrida.

Su estrategia

Flanagan compensa este implacable calendario atlético haciendo del tiempo de inactividad una prioridad.

“Es importante tener equilibrio en la vida, porque nuestro entorno de formación es muy intenso. Ya se trate de estudiar, trabajar o salir con los amigos, es necesario el tiempo de descanso. Si yo no estoy compitiendo, necesito otras salidas para conseguir que mi mente esté fuera del hockey para que pueda estar lista la próxima vez que esté en el campo “.

Aprovechando las playas de arena blanca de Perth, Flanagan nombra sus actividades libres favoritas como disfrutar al aire libre y pasar tiempo con amigos y familiares. Además, está desarrollando su carrera en el periodismo deportivo.

“Yo rindo mejor con una mente clara. Aporto una gran parte de mi personalidad en el campo, por lo que cuanto más feliz me siento fuera de la cancha, más tranquila estoy en el campo. Necesito tiempo con amigos y familiares, haciendo cosas que me gustan para despejar mi mente y concentrarme en mi juego “.

Conoce a Anna Flanagan

Aperitivo favorito después del entrenamiento: Me encanta el mix de frutas secas lleno de anacardos, nueces y almendras.
Rituales pre-juego: escucho música antes de cada partido y siempre llevo una cinta amarilla en el pelo.
El mejor consejo que has recibido: Nada bueno viene fácil; Cosechas lo que siembras.
Nike essential favorito para el tiempo libre: Mis zapatillas Nike Air Force.
Ídolo deportivo: Roger Federer. Él es un atleta inspirador y un gran profesional.

Traducción de la nota publicada por Nike News.
Fuente: http://news.nike.com/news/p93604d28308485c3f0b8e86b46e3628c/sneak_peek

La gran defensora

La Hockeyroo Anna Flanagan en la locura de los fanáticos holandeses y argentinos del hockey.

Anna Flanagan – sesión de fotos para Red Bull

Me gustaban mucho el atletismo, el tenis y el hockey cuando estaba creciendo. Y yo estaba decidida a ir a los Juegos Olímpicos en los tres. Al menos hasta que tuve 15 o 16 años, entonces yo tuve que elegir uno. El tenis y el atletismo son un camino muy difícil para ir desde abajo. Estaba mejor en hockey – toda mi familia juega – y al final lo elegí por el aspecto del equipo.

En el tenis, una vez que eres un pre-adolescente, te enfrentas a personas que fueron educadas en el hogar. Yo no podía solamente competir. Yo todavía podía hacer mis estudios y tener una vida equilibrada, pero ser realmente competitiva en el hockey. Y desde entonces viendo los Juegos Olímpicos de 2000, lo único que quería era una medalla de oro, y ser una de las mejores del mundo.

El hockey puede ser tan rápido que es difícil de seguir en la televisión. Incluso para los jugadores, hay algunas cosas que simplemente no pueden ver, porque están sucediendo muy rápidamente. Mientras que en vivo, creo que es una historia diferente – es tan emocionante y tan hábil. Ahí es quizás donde el deporte femenino en la televisión viene a ser mejor, porque es un poco más lento.

El juego ha cambiado para que sea más agradable para el espectador. Tenemos una regla de juego, tenemos cuartos, que es muy nueva. Ahora, el reto para la Federación Internacional es conseguir nuevas personas involucradas que tradicionalmente no han estado expuestas al hockey.

Yo no tenía un verdadero sentido de grandes multitudes hasta los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Creo que mi primera muestra de ello fue cuando yo tenía 18 años y me convocaron para los Comm Games – e incluso entonces no teníamos mucha gente porque había una amenaza terrorista en Nueva Delhi en esa época. Pero en Londres estás caminando entre 20.000 personas. Es muy duro prepararse mentalmente para ese tipo de cosas. Especialmente cuando estás acostumbrado a tener unos pocos cientos en la multitud.

Era increíble, pero al mismo tiempo muy estresante. Nueva Zelanda anotó contra nosotros en los primeros minutos de nuestro primer partido. Mirando hacia atrás, ese gol fue la razón por la cual no hicimos una semifinal cinco días después. Realmente tenemos que prepararnos mucho mejor y trabajar más duro en esto. No se puede comparar con ninguna otra cosa. Es increíble, una experiencia surrealista, que es muy muy difícil de explicar.

Los aficionados al hockey son una locura en Holanda. Y aún más locos en Argentina. Ellos realmente aman a su hockey y son muy apasionados. En Holanda son respetuosos, pero al mismo tiempo el cartero sabe su nombre. Los aficionados se visten para los juegos. Mientras que en Argentina, si te acercas demasiado a la valla, te quedas agarrado. Las personas empujaban a los niños fuera del camino, los adultos trataban de conseguir nuestras fotos. Todo eso es bastante extraño.

No tengo miedo a la bocha. De ningún modo. Tienes canilleras, tienes un protector bucal. Supongo que cuando alguien está alineando, sabes que puede golpear un cohete, por lo que es probable que haya un elemento de respeto. La mayoría de nuestras lesiones no provienen de golpes:  tenemos ACLs, llegamos a fascitis plantar, y todas las molestas lesiones musculares. Es muy raro que haya huesos rotos.

Tuvimos que hacer mucha introspección para volver a número uno del mundo. Hemos estado trabajando muy duro en nuestra cultura, dentro y fuera del terreno de juego, desde los Juegos de Londres. Y nos ha hecho a todos muy cercanos. Hablamos de las peores cosas que alguna vez nos han sucedido, a crear confianza dentro del grupo, así como dar retroalimentación realmente honesta. A veces es bastante incómodo. Pero es algo que todos tienen que cumplir para estar en nuestro grupo.

Todo el mundo sabe por los medios sociales que Georgie Parker y yo somos mejores amigas.Yo vivo con ella. Ella es hilarante. Pero también soy una defensora y ella es una atacante, por lo que realmente nos presionamos una a la otra para mejorar, y somos atletas que tenemos que estar en la casa, así como en el campo. No se nos permite nunca compartir la habitación, sin embargo. Terminamos hablando toda la noche.

Estudié periodismo. ¿Cuál sería la pregunta que me haría sobre mí como jugadora de hockey? Probablemente: “¿Cómo consigues entrenar a tiempo completo, en tanto que como semi-profesional no trabajamos, pero no nos pagan igual que en los deportes principales?” Creo que eso es algo en lo que yo estaría interesada.

¿La respuesta? Para mí, yo trabajo muy duro fuera del campo, en la construcción de mi propia marca, así como en la promoción del hockey. A través de las redes sociales, a través de la escritura, a través de los blogs, haciendo experiencia laboral, para tratar de conseguir el patrocinio que financiará mi sueño. Y eso no es lo que todo el mundo quiere hacer. Así que creo que para algunas de las chicas es más difícil.

Fuente: Publicación online de “The Saturday Paper”:
https://www.thesaturdaypaper.com.au/2015/07/18/the-great-defender-anna-flanagan-23-hockey-player/14371416002120
Artículo publicado en la edición impresa de “The Saturday Paper” del 18/07/2015.

Flanno revela su amor por los cachorros

Anna Flanagan es una super estrella de hockey con un movimiento de arrastre que envía escalofríos en la espina dorsal de las defensoras rivales pero, durante una entrevista realizada mientras jugaba en la Champions Trophy en Mendoza, se supo que la joven defensora de 23 años de edad tiene un lado más suave.

Flanno en el Shenton Park

Flanno en el Shenton Park

Anna ama a los animales y tiene dos perros en su casa en Australia: un mestizo llamado Meatball, y Shaggy, un ovejero belga. Pero el amor de Flanno por los perros no es ninguna sorpresa. Su madre está muy involucrada en el “Shenton Park Dog Refuge Home”, organización benéfica de Perth que Anna apoya, tanto participando en actividades para recaudar fondos como ayudando a elevar su perfil a través de su estatus como icono de hockey.

“La organización se llama “Hogar refugio para perros”. Rescata y re-ubica perros no deseados y abandonados de Perth, a veces proporcionamos apoyo y cuidados hasta para 150 perros a la vez mientras se encuentra un hogar adecuado “, explica la  elegida en el 2013 por la FIH como Jugadora Joven del Año. “Más de 300 voluntarios ayudan al personal brindando amor y cuidados a los perros, como así también se aseguran de que ellos realicen un paseo cada día. El hogar opera bajo una política pro-vida y ningún perro se somete a eutanasia por razones económicas. Esta es la razón por la que comenzó, para dar a los perros no deseados y abandonados de Perth una segunda oportunidad y para salvarlos de la muerte “.

Desde su inauguración en 1935, el hogar – que celebra su aniversario número 80 este año – ha rescatado y re-alojado a más de 400.000 perros. Es una de las organizaciones de rescate de animales más antiguas en Australia. Y cualquier perro que encuentra su camino a Shenton Park puede considerarse un cachorro afortunado, ya que más de 150 mil perros callejeros son sacrificados en Australia cada año.

Anna, cuyo apodo entre sus compañeras Hockeyroos es “Flanno”, es embajadora de la caminata anual de caridad de los perros del refugio. Ella dice: “El hogar depende de las donaciones y por lo tanto es importante recolectar tanto dinero como sea posible, así los perros tienen las mejores instalaciones y cuidados que pueden obtener. Creo que es importante retribuir a tu comunidad y utilizar tu perfil de una manera positiva”.

“No creo que ser parte de una organización de caridad, como un jugador de hockey, sea algo que se hace para acaparar los titulares sino que pone en perspectiva lo afortunados que somos y cómo podemos ayudar a los demás, en este caso a los perros, y hacer sus vidas un poco más fáciles “.

Además del paseo de caridad, el refugio para perros también organiza un día denominado “Dogs for Dogs”, donde se anima a las personas a compartir barbacoas mientras se ayuda a recaudar fondos, y el evento “Jog for Dogs”, una divertida carrera para perros y sus dueños.

“Como parte de mi vida como jugadora de hockey internacional, visito países donde se ve una gran cantidad de perros callejeros. Es difícil ver a todos los perros callejeros y no poder hacer nada al respecto, y es por eso que el hogar para perros en Perth es una iniciativa increíble “.

Sitio web del refugio: http://www.dogshome.org.au

Fuente: http://www.fih.ch/en/news-5552-dog-days-for-flanno

Por amor, no por dinero

En el marco del día Internacional de la Mujer, la estrella australiana Anna Flanagan se sumó a la campaña iniciada para promover el cambio. Desde su experiencia como atleta femenina nos invita a conocer su historia.

Anna en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

Anna en los Juegos Olímpicos de Londres 2012

“Lo recuerdo como si fuera ayer. Estábamos 1-1 contra Alemania. Había veinte mil fans gritando en el borde de sus asientos. El verde y oro dominaba la multitud. Era un juego en la noche, y las luces imponentes iluminaban el campo azul…

Eran los Juegos Olímpicos. Estaba la necesidad de ganar un partido contra un equipo clasificado más alto que nosotros, y yo estaba un paso adelante para tomar un córner para ponernos en ventaja. Tenía veinte años, en mis primeros Juegos Olímpicos, y en el estadio más grande de mi vida.

En ese momento en el tiempo, bloqueé todo. Vi a la esquina superior izquierda del arco, como en mis horas de práctica. La pelota salió, Alemania estaba atacando, corrí y con un flick coloqué la bola exactamente donde la vi en mi mente. 2-1 arriba. La multitud estaba de pie y hasta la fecha nunca he celebrado tanto en mi vida.

El poder de la mente es una cosa asombrosa. Hacer lo que amas, tratando de ser el mejor es a lo que todos los atletas aspiran. Yo soy una orgullosa miembro de las Hockeyroos, y yo quiero estar en el mejor equipo del mundo.

Entrenamos todos los días menos los domingos. Las sesiones duran tres horas con 37 grados de temperatura, seguido de sesiones de gimnasio de las que sales como si hubieras envejecido 50 años, sólo para hacer lo mismo al día siguiente.

Muchas veces he pensado que si la gente supiera lo que hace falta para ser un atleta de élite no elegiría este camino, pero eso es exactamente lo que es, una elección. Vives en el filo de un cuchillo, constantemente juzgado y criticado, afrontando el cansancio y la fatiga, y después de todo esto es posible que no lo hagas.

Sin embargo, nosotros lo hacemos por el dinero. ¡Ja! Es una broma. Estamos en el deporte equivocado para eso. Este es el motivo por el que tantas personas del deporte femenino me inspiran. Ellas logran cosas increíbles sin el señuelo de la fama y la fortuna, con igual o más dedicación que los que ganan millones.

Todos queremos lo mismo. El trabajo duro, la sensación incómoda, es una elección que hacemos, y todo esto vale la pena cuando se alcanzan con éxito los resultados que buscas.

Recientemente conocí a la remero Kim Crow en una entrevista de radio en Canberra. Ella acababa de ser coronada Deportista Australiana del año en los premios AIS. Yo no podía creer que era abogada y se encontraba en el mejor momento de su juego. Su ética de trabajo y dedicación fue una gran motivación para mí. A través de sus logros me mostró que si fijas tu mente en algo son increíbles las cosas que puedes hacer.

Hace poco me gradué con un título en periodismo de la universidad, y fue inspirado por Kim para iniciar un curso de postgrado de estudios jurídicos externos. No va a ser fácil combinar el hockey – mi prioridad número uno -, con el estudio y la búsqueda de oportunidades de trabajo en los medios de comunicación.

El deporte siempre será mi amor número uno. Y trabajar o estudiar es lo que sigue mientras trato de conseguir un poco de perspectiva y equilibrio en mi vida. Al final del día soy un atleta, y todas mis decisiones deben basarse en torno a lo que considere que me hará una mejor jugadora.

Y este es el mensaje que quiero transmitir. Sé que como atleta femenina en un equipo respetado soy un modelo a seguir para muchas jóvenes. Practicamos deporte por amor al mismo, no por dinero. Y a veces se hace difícil. Se necesita persistencia, dedicación y un compromiso inquebrantable de ser lo mejor que puedas. Porque estar delante de veinte mil personas en el estadio más grande de tu vida vale más que cualquier cosa que el dinero puede comprar, y no se puede comprar el trabajo duro.”

Fuente: http://www.hockey.org.au/News/for-love-not-money-445

Conociendo a Anna Flanagan

La jugadora de hockey sobre césped Anna Flanagan, conocida como Flanno, nació el 8 de enero de 1992 en Canberra, Australia. La defensora y mediocampista viste con orgullo la camiseta número 9 de las Hockeyroos, nombre con el que se identifica a la selección de su país.

Flanno junto a su entrenador Adams Commens

Flanno junto a su entrenador Adam Commens


Desde pequeña desarrolló su talento deportivo practicando también tenis y atletismo, pero decidió enfocarse en el hockey. Tuvo su debut internacional en el 2010 en una prueba contra Corea y desde entonces no ha dejado de cosechar logros. Ese mismo año alcanzó junto a su equipo la clasificación para la World Cup y ganó la medalla de oro en los Juegos de Commonwealth.

En 2012 y con apenas 20 años de edad, Anna fue una de las seleccionadas por Australia para los Juegos Olímpicos de Londres, donde las Hockeyroos consiguieron ubicarse en el quinto lugar. Por las actuaciones en los partidos disputados y su participación destaca en Londres, fue nombrada por la Federación Internacional de Hockey como la “Jugadora Mundial Joven del Año en hockey sobre césped”.

El 2013 fue un año significativo para la selección verde y oro, que alcanzó la medalla de plata en la Liga Mundial celebrada en Tucumán, Argentina. En el partido final frente a Holanda, Flanno marcó el único gol australiano.

A base de sacrificio, responsabilidad y esfuerzo constante, ha aprendido a dividir su tiempo entre el hockey (su prioridad número uno), el trabajo, el estudio y las actividades comunitarias que desarrolla como embajadora de distintos programas. Se graduó con un título en periodismo y recientemente ha comenzado un postgrado de estudios jurídicos. Además, trabaja durante los fines de semana y busca un lugar en los medios de comunicación.

Comprometiéndose siempre y buscando continuamente un juego cada vez mejor, Anna tiene por delante nuevos retos y oportunidades, entre los que se destaca el Campeonato Mundial de Hockey a disputarse en La Haya (Holanda), entre el 2 y el 15 de junio del corriente año.

¿Cómo nació tu amor al hockey?

Toda mi familia jugó, y cuando era pequeña siempre iba y miraba jugar a mis padres y a mi hermana, así que cuando yo tenía cuatro años comencé a practicar Minkey (Nota: Minkey es una forma modificada de hockey sobre césped diseñada para niños).

Tuviste tu debut internacional en el 2010, cuando tenías 18 años. Eras muy joven y habías llegado muy lejos. ¿Te habías imaginado esto?

Siempre soñé con jugar para Australia, pero nunca pensé que todo iba a suceder tan rápido!

¿Qué importancia tiene el hockey en tu país?

El hockey es un deporte minoritario comparado con el fútbol y el cricket en Australia. Sin embargo, es muy respetado y viene construyendo una larga y magnífica historia.

En poco más de dos meses se jugará el Campeonato Mundial de Hockey. ¿En qué condiciones pensás que llegará el equipo?

Buscaremos estar en la mejor forma posible, y haber mejorado desde la Liga Mundial para cerrar la brecha entre nosotras y Holanda.

¿Qué valores te inculcó la práctica deportiva?           

Todos estos: bondad, justicia, ser competitiva, diversión, amistad, determinación, tenacidad.

¿Qué incluye tu día típico de entrenamiento?

Tres horas de acondicionamiento y entrenamiento con el palo, una hora en el gimnasio y algunas veces reuniones de hockey.

¿Cuáles son tus metas para el futuro?

Ganar una medalla de oro Olímpica.

Test Personal

Una canción: Timber- Keisha.

Una película: Happy Gilmore.

Otro deporte: Tenis.

Un deportista: Roger Federer.

Una comida: Mariscos.

Un hobby: La escritura.

Un lugar: Argentina.

Un sueño: La medalla de oro.

Una frase: “Si fuera fácil, todo el mundo lo haría”.

Fuente: entrevista de marzo de 2014: http://www.ritmodejuego.com/anna-flanagan-nunca-pense-que-todo-iba-a-suceder-tan-rapido/